Adelanto semanal: los datos de los PMI, un gran indicador de la salud económica en EE. UU., la UE y Reino Unido

La principal publicación de datos de esta semana son los PMI de Estados Unidos, la Unión Europea y el Reino Unido. Las tendencias globales han afectado a la producción de estas economías y todo apunta a que ocurrirá lo mismo en septiembre. Además, conoceremos la última declaración sobre los tipos del Banco de la Reserva de Nueva Zelanda tras la subida de tipos de octubre. ¿Decretarán otra?

La tanda de PMI globales marca el tono de la economía

Ha llegado ese momento del mes en el que los mercados se preparan para el aluvión de informes de PMI. El martes verán la luz las últimas cifras de producción económica de la UE (incluidos Alemania y Francia), el Reino Unido y Estados Unidos.

Prevemos que la tónica será similar a la de este periodo de recuperación económica: crecimiento lento; problemas en la cadena de suministro; el lastre de los casos de covid sobre el desarrollo económico o la creciente virulencia de la inflación.

Empecemos con la UE: los datos de octubre reflejarán en qué medida estos principales factores continúan inhibiendo el crecimiento. Ese mes, el índice manufacturero cayó a un mínimo de ocho meses hasta los 58,3 puntos desde los 58,6 alcanzados en septiembre.

Algo parecido ocurrió en el sector servicios de la UE. El PMI de este sector se contrajo hasta 54,6 puntos, un mínimo de seis meses, en octubre desde los 56,4 puntos registrados el mes anterior. Ambos descensos en el sector manufacturero y servicios provocaron que el índice compuesto se redujera hasta los 54,2 puntos desde los 56,2 de septiembre.

Se trata de un descenso considerable. Aunque la UE aún no se encuentra en recesión, el aumento de los precios de materiales y la mayor escasez de conductores de transportes plantearán un panorama complicado en Europa. La inflación también ha aumentado en España, Francia y Alemania. La predicción de quien escribe estas líneas es que habrá más contracciones en la producción y que cualquier aumento que se registre será anecdótico.

Al otro lado del Canal de la Mancha, la situación es algo más halagüeña. En octubre, el índice compuesto aumento de 54,9 a 57,8 puntos, la mayor puntuación desde junio para el Reino Unido.

El sector servicios también registró un incremento considerable en octubre, situándose en 59,1 puntos desde los 55,4 alcanzados el mes anterior. Uno de los factores que contribuyó al buen resultado del índice ha sido la menor necesidad de pruebas de Covid-19 y de cuarentenas para los desplazamientos internacionales.

Al sector manufacturero no le fue tan bien: el crecimiento en el sector alcanzó un mínimo de ocho meses con 51,3 puntos. La combinación del aumento de los costes de materiales y los cuellos de botella logísticos pasaron factura a la producción manufacturera británica en octubre.

Aunque la puntuación de los PMI británicos indican crecimiento, podría ser algo transitorio. La inflación del IPC alcanzó el 4,2 % en octubre, muy por encima del objetivo del 2 % del Banco de Inglaterra. Puede que este dato sea el que finalmente logre que el Banco de Inglaterra suba los tipos en diciembre. Los mercados creyeron que esta decisión se tomaría en la reunión de diciembre, sobre todo a causa de la postura conservadora del gobernador Andrew Bailey, pero nada. En algún momento se tendrá que hacer algo al respecto.

Al otro lado del Atlántico, los últimos datos de los PMI estadounidenses parecen apuntar a una caída en el sector manufacturero y a un aumento en el sector servicios en octubre.

Aunque es algo sobre lo que ya se ha escrito cientos de veces, Estados Unidos no es inmune a las mismas presiones relativas a los costes y los materiales de producción que acechan la UE y el Reino Unido. Los gastos manufactureros están perjudicando la producción en las fábricas. En octubre, IHS Markit situó el índice en los 58,4 puntos, por debajo de los 59,2 previstos.

En contraposición a este dato, la actividad en el sector servicios se disparó con el descenso de casos de la variante delta de Covid-19. El Índice de gestores de compras definitivo para el sector servicios estadounidense, según la compilación de IHS Markit, aumentó en octubre a los 58,7 puntos desde los 54,9 registrados en septiembre. Wall Street estimó el crecimiento del sector servicios en 58,6 puntos.

Según Chris Williams, economista jefe de empresas en IHS: «Después de que la variante delta ralentizara el crecimiento en el tercer trimestre, al menor número de casos de covid le ha seguido una fuerte reactivación económica, sobre todo en el sector servicios, que parece que será el catalizador económico conforme nos acercamos al final del año».

Sin embargo, la sombra de la inflación sigue planeando. En su última publicación, el IPC estadounidense alcanzó la insondable cota del 6,2 %. Al igual que en el Reino Unido, esta situación tendrá que salir por algún lado. Aunque el sector servicios es el motor que impulsa la economía estadounidense, si los precios se mantienen en niveles considerablemente altos, este motor podría calarse y afectar al mecanismo económico. Mi predicción con respecto a los datos de los PMI estadounidenses de esta semana es que habrá un descenso en la producción.

RBNZ: ¿más subidas de tipos en el horizonte?

En octubre, el Banco de la Reserva de Nueva Zelanda (RBNZ) fue uno de los primeros principales bancos centrales en subir los tipos.

Después de mantener los tipos en mínimos históricos durante siete años, el gobernador Adrian Orr y compañía en el RBNZ aumentaron los tipos al 0,5 %.

Finalmente, los han subido, ¿pero los aumentarán más antes de finales de año?

Según declaró el RBNZ tras esta medida, «el Comité señaló que, previsiblemente, se levantarán más estímulos de la política monetaria con el tiempo, y que las acciones que se adoptarán en un futuro dependerán de las perspectivas a medio plazo relativas a la inflación y al empleo».

Sin embargo, la inflación aún no ha pronunciado la última palabra y no le preocupa en qué punto esté el desarrollo económico de ningún país. El último IPC del 3T en Nueva Zelanda se situó en el 2,2 %, por encima de la previsión del 1,4 % del RBNZ.

Aparentemente, los mercados dan por hecho que se decretará otra subida de tipos este jueves. Cabe la posibilidad de que los tipos suban al 0,75 %. Según los analistas de Kiwibank, existe una probabilidad del 36 % de que veamos un aumento de medio punto porcentual hasta el 1 %.

De cara al 2022, la estimación del consenso parece situarse en el 2 % para finales del año. «Consideramos que, a estas alturas, una lectura por encima del 3 % es demasiado tajante» afirman los analistas de Kiwibank. «Esperamos que el RBNZ mantenga los tipos en torno al 2 % y probablemente el tipo oficial del banco se sitúe en el entorno del 2,4 %».

Dicho esto, es probable que el RBNZ suba los tipos al 3 % para 2024.

En el mundo de las finanzas, nada es seguro. Tan solo hay que fijarse en las señales conservadoras en torno a los tipos que transmitió el Banco de Inglaterra, las cuales se desoyeron a la hora de adoptar una decisión sobre los tipos en noviembre.

Sin embargo, los mercados parecen confiar en que el RBNZ subirá los tipos aún más esta semana.

Los datos del PCE, otra vuelta de tuerca a la inflación estadounidense

Los tambores de la inflación siguen sonando tras conocerse que el IPC estadounidense alcanzó el 6,2 % hace más de una semana. No obstante, esto no implica que debamos pasar por alto el índice de gasto en consumo personal (PCE). Al fin y al cabo, se trata del parámetro preferido de la Fed para medir la inflación.

Creo que la previsión de un aumento continuo del PCE es acertada. El considerable aumento de los costes de materiales que sufren los fabricantes y los proveedores de servicios repercutirá inevitablemente en los consumidores. No cabe duda que el gasto de los hogares aumentará sencillamente por que los precios se encarecerán.

Esta situación ya la hemos visto en otros datos del PCE: ocurrió en octubre, por ejemplo, cuando el gasto de los consumidores aumentó un 0,6 % y el PCE subyacente se incrementó un 0,2 % intermensual. El índice del PCE ha registrado un incremento anualizado del 3,6 %.

Por lo tanto, los precios aumentan, pero no todo son malas noticias: los salarios también. En el tercer trimestre, las nóminas aumentaron un 1,5 %, por lo que entrará más dinero en los hogares de algunos estadounidenses.

No obstante, el ritmo de crecimiento de los salarios no es tan acelerado como el de la inflación.

Como ya hemos dicho, se trata del parámetro preferido de la Fed para medir la inflación. ¿Puede que si los datos vuelven a ser elevados por fin se produzca una subida de tipos junto con la desescalada de la compra de activos de noviembre?

Actas del FOMC de noviembre: ¿qué subyace a los criterios de la Fed?

Los inversores siempre esperan impacientes la publicación de la actas de las reuniones del FOMC.

Las actas de la reunión de la Fed de noviembre se publican este miércoles y podrían revelar al mercado bastante acerca del nivel de inquietud de los legisladores sobre la inflación y de en qué momento consideran que el mercado laboral superará el obstáculo que impide subir los tipos.

Ya conocemos cuál es el principal orden del día de la reunión de noviembre —en esencia, la decisión de reducir las compras de bonos—, pero nunca está de más analizar a fondo todo lo relacionado con el banco central de EE. UU., sobre todo para comprobar si existen enfrentamientos entre los conservadores y los moderados en la Fed.

El verdadero titular que se ha podido sacar de la reunión de esta semana es la desescalada del programa de compra de bonos de la Fed. La compra de bonos se recortará 15 000 millones de dólares cada mes, por lo que se entiende que el programa de compra de bonos se habrá desmantelado para mediados de 2022.

Sin embargo, el presidente Jerome Powell se apresuró a desestimar una posible subida de tipos. Según Powell, el banco aún puede esperar, ya que aún hay margen de maniobra en el mercado laboral y la inflación es transitoria, además no se puede dimanar «ninguna señal clara» de la decisión de desescalar el programa de bonos.

Asimismo, el banco central ha afirmado que se ha producido un «avance considerable» en lo que respecta a la inflación de los precios, aunque este no parece ser el caso, a no ser, claro está, que este «avance» se refiera a un aumento de los precios. Aun así, la Fed sigue afirmando que este incremento de precios es temporal y que la inflación se regulará por si sola a mediados del próximo año.

Precisamente por esto es por lo que las actas del FOMC son importantes, ya que podemos ver qué sustentan las declaraciones del banco central.

Principales datos económicos

Date  Time (GMT)  Asset  Event 
Tue 23-Nov  8:15am  EUR  French Flash Manufacturing PMI 
  8:15am  EUR  French Flash Services PMI 
  8:30am  EUR  German Flash Manufacturing PMI 
  8:30am  EUR  German Flash Services PMI 
  9:00am  EUR  Flash Manufacturing PMI 
  9:00am  EUR  Flash Services PMI 
  9:30am  GBP  Flash Manufacturing PMI 
  9:30am  GBP  Flash Services PMI 
  2:45pm  USD  Flash Manufacturing PMI 
  2:45pm  USD  Flash Services PMI 
       
Wed 24-Nov  1:00am  NZD  Official Cash Rate 
  1:00am  NZD  RBNZ Monetary Policy Statement 
  1:00am  NZD  RBNZ Rate Statement 
  2:00am  NZD  RBNZ Press Conference 
  9:00am  EUR  German ifo Business Climate 
  Tentative  GBP  Autumn Forecast Statement 
  1:30pm  USD  Prelim GDP q/q 
  1:30pm  USD  Core Durable Goods Orders m/m 
  1:30pm  USD  Durable Goods Orders m/m 
  1:30pm  USD  Unemployment Claims 
  3:00pm  USD  Core PCE Price Index m/m 
  3:00pm  USD  Revised UoM Consumer Sentiment 
  3:30pm  USD  Crude Oil Inventories 
  7:00pm  USD  FOMC Meeting Minutes 

 

Principales informes de resultados

Mon 22 Nov  Tue 23 Nov 
  Medtronic (MDT) 
Zoom Video Communications (ZM)    
  XPeng (XPEV)