Adelanto semanal: todas las miradas pendientes del informe laboral de EE. UU.

La semana entrante no será ociosa para los mercados: marcado en rojo en la agenda están las nóminas no agrícolas de EE. UU., así como las declaraciones de dos importantes bancos centrales.

Empecemos con la última publicación de las nóminas no agrícolas estadounidenses.

En junio, estos datos superaron por mucho las expectativas, por lo que los mercados estarán más atentos que nunca cuando salgan a la luz el viernes.

El mes pasado, se crearon 850 000 puestos de trabajo en la economía estadounidense, un dato muy superior a los 720 000 previstos. Asimismo, junio fue el sexto mes consecutivo de creación de puestos de trabajo.

Sin embargo, la tasa de desempleo ascendió del 5,8 % al 5,9 %, cuando las previsiones apuntaban a una caída hasta el 5,6%. La tasa de actividad, el parámetro de cabecera para medir la escasez de mano de obra en todo el país, se mantuvo en el 61,6 %.

En general, parece que las contrataciones han caído ligeramente durante la primavera y se debe a varios motivos: los temores por el virus, los costes derivados del cuidado de niños, mejores seguros por desempleo, y los planes de estímulo y de regulación de empleo temporal. Sin embargo, se ha constatado que algunas empresas han aumentado los salarios de sus empleados para incentivarlos a que ocupen nuevos puestos.

La tasa de empleo también constituye un parámetro importante para el Presidente de la Fed, Jerome Powell, a la hora de evaluar los niveles de estímulo y soporte a la economía del país.

Ya sabemos que Powell y compañía se muestran relativamente cómodos con dejar que la economía siga creciendo a este ritmo, aun a pesar de la creciente inflación. Como apuntó Powell en la última reunión de la Fed, aún se deben crear otros 7,5 millones de puestos de trabajo en EE. UU., aunque algunos informes sugieren que esta cifra es de 6,8 millones. Hasta que no se alcance este hito, se espera más estímulo y soporte económico de la Fed.

En el ámbito de los índices, el S&P 500 y el Nasdaq respondieron con nuevos máximos históricos a los buenos datos del informe laboral del mes pasado. Los operadores de índices albergarán esperanzas a que ocurra algo similar con los datos de julio.

Seguimos con los datos relativos a EE. UU.: el ISM, uno de los principales emisores de informes del índice de gestores de compras (PMI) en EE. UU., dará a conocer sus perspectivas sobre el sector servicios y el manufacturero esta semana.

Según el informe sobre el PMI del ISM, el sector manufacturero de EE. UU. se mantuvo firme el mes pasado, aunque los problemas en la cadena de suministro siguen reprimiendo el crecimiento. El PMI manufacturero fue de 60,6 puntos, inferior a los 61,2 puntos de mayo.

El impulso sigue siendo fuerte: cuatro de los cinco subíndices calculados por el ISM mostraron un crecimiento elevado. A pesar del aumento de precios, el interés de los consumidores por nuevos productos sigue siendo alto. Sin embargo, la falta de mano de obra, junto con el aumento de los precios en materias primas y materiales, se ha traducido en estancamientos y escasez mientras los fabricantes tienen dificultades para satisfacer la demanda.

«Tiempos de entrega de materias primas prolongados nunca vistos, escasez a gran escala de materiales básicos esenciales, aumento en los precios de materias primas y dificultades en el transporte de productos son factores que continúan afectando a todos los segmentos de la economía manufacturera», sentenció Timothy Fiore, presidente del Comité de estudios de empresas manufactureras del ISM.

Lo mismo se aplica al sector servicios: creció en junio, pero a un ritmo mucho menor que en mayo, cuando alcanzó cotas nunca vistas. En este caso, el índice cayó de 63,5 a 60,1 puntos.

«La tasa de crecimiento en el sector servicios se mantiene sólida, a pesar de su moderada contracción con respecto al máximo histórico del mes anterior», explicó Anthony Nieves, presidente del Comité de estudios de empresas de servicios, quien concluye: «Los problemas con la escasez de materiales, la inflación, la logística, y los recursos laborales siguen obstaculizando las condiciones comerciales».

Mantener ese impulso es la máxima prioridad para garantizar la salud económica de EE. UU., sobre todo porque se espera que el país sea el motor que impulse la recuperación económica mundial a partir de este año.

Dejamos atrás los datos para abordar las declaraciones que ofrecerán dos bancos centrales la próxima semana.

Empezamos con el Banco de Inglaterra (BoE), cuyo principal tema de interés es el aumento de la inflación.

En junio, la inflación alcanzó el 2,5 %, debido al aumento generalizado en los precios de los bienes de consumo. Esto podría justificarse por que la demanda contenida en la economía británica por fin se desató. Sin embargo, actualmente, la inflación se encuentra en su nivel más alto en tres años, algo que inquieta a los economistas.

El gobernador Bailey ya ha dejado claro cuál es su postura: los aumentos de precio son temporales y podrían alcanzar el 3 % para finales de año. A partir de entonces, deberían retroceder a niveles razonables. Actualmente, la misión del BoE es dirigir la inflación al 2 % y mantenerla a ese nivel.

Sin embargo, Bailey ha afirmado que subiría los tipos si la inflación se descontrola.

El Banco de la Reserva de Australia (RBA) también dará a conocer su última valoración de la política y su rumbo de acción esta semana.

Todo apunta a que no se anunciarán cambios importantes. El gobernador Philip Lowe lo ha dejado muy claro: no se subirán los tipos hasta, por lo menos, 2024, a pesar de los sólidos indicadores económicos fundamentales del país.

El mínimo histórico del 0,1 % del tipo de efectivo se mantendrá en ese nivel. Sin embargo, en la reunión de julio se abordaron algunos ajustes en el programa de compra de bonos de Australia. La escala de las compras se ha reducido: a partir de septiembre, incluido, el ritmo de compra de bonos del RBA pasará de 5000 millones a 4000 millones de AUD a la semana.

Lowe ha sentado las bases para más cambios en esta política. Veremos qué más cambios a pequeña escala deparará la reunión de esta semana.

Por último, pero no por ello menos importante, repasaremos las novedades de la temporada de ganancias en EE. UU.

La tercera semana de informes de resultados del 2T de 2021 de empresas de gran capitalización dará comienzo el lunes. En comparación con la vorágine de informes de la semana pasada, esta será una semana con un ritmo más pausado en la que saldrán a luz los resultados de algunas empresas importantes, como Alibaba o Uber.

A continuación, encontrará más información sobre las grandes empresas que publicarán sus resultados esta semana, aunque también puede consultar nuestro calendario de resultados en EE. UU.

Principales datos económicos

Date Time (GMT+1) Asset Event
Mon 2-Aug 8.55am EUR German Final Manufacturing PMI
  3.00pm USD US ISM Manufacturing PMI
 
Tue 3-Aug 5.30am AUD RBA Rate Statement
  5.30am AUD Cash Statement
  11.45pm NZD Employment Change q/q
  11.45pm NZD Unemployment Rate
 
Wed 4-Aug 2.30am AUD Retail Sales m/m
  1.15pm USD ADP Nonfarm Employment Change
  3.00pm USD US ISM Services PMI
  3.30pm OIL US Crude Oil Inventories
 
Thu 5-Aug 12.00pm GBP Asset Purchase Facility
  12.00pm GBP BOE Monetary Policy Report
  12.00pm GBP MPC Asset Purchase Facility Votes
  12.00pm GBP Monetary Policy Summary
  12.00pm GBP MPC Official Bank Rate Votes
  12.00pm GBP Official Bank Rate
  3.30pm GAS US Natural Gas Inventories
 
Fri 6-Aug 2.30am AUD RBA Monetary Policy Statement
  1.30pm CAD Employment Change
  1.30pm CAD Unemployment Rate
  1.30pm USD Average Hourly Earnings q/q
  1.30pm USD Nonfarm Employment Change
  1.30pm USD Unemployment Rate

 

Principales informes de resultados

Mon 2 Aug Tue 3 Aug Wed 4 Aug Thu 5 Aug
Arista Networks Alibaba General Motors Ball Corp
Activision Blizzard The Kraft Heinz Co Beyond Meat
Roku Inc Illumina
Uber Technologies Square Inc
The Trade Desk
Virgin Galactic Holdings